FANDOM


NATURALEZA DE LA LUZEditar

Teoría corpuscular Editar

A mediados del siglo XVII se creía que la luz estaba formada por corpúsculos que eran emitidos por focos luminosos, que viajaban en línea recta y atravesaban los objetos transparentes pero no los opacos, excitando el sentido de la vista al penetrar en el ojo.


"La luz está formada por pequeños corpúsculos que salen del cuerpo luminoso y que al llegar a otro cuerpo se reflejan (rebotan) para luego viajar al ojo, permitiendo así la observación de los objetos"



Escanear0010

Teoría Corpuscular

Gran parte de esta teoría residía en el prestigio científico de algunos de sus proponentes como Isaac Newton que había formulado leyes ópticas compatibles con esta descripción de la luz.


Corpúsculo

  1. m. Nombre genérico que reciben una serie de pequeñas estructuras:
    las células, moléculas, partículas o elementos son corpúsculos.
  2. Antigua denominación de las partículas elementales de la materia:
    antiguamente, al protón, neutrón y electrón se les denominaba corpúsculos.


Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:



====Teoría ondulatoria ====


En 1660 Huygens demostró que las leyes de la óptica podían explicarse basándose en la suposición de que la luz tenía naturaleza ondulatoria. Esta teoría no fue aceptada de manera mayoritaria ya que no explicaba más aspectos observados sobre la luz en la teoría corpuscular que esta había sido apoyada por físicos destacados como Newton.


En 1827 los experimentos de Young y Fresnel sobre interferencias, y otras experiencias sobre medidas de velocidad de la luz en el seno de líquidos, mostraron que la teoría corpuscular era poco apropiada para explicar determinados fenómenos ópticos.


En 1873 se produjo un avance sustancial en la comprensión de la naturaleza de la luz, los estudios teóricos de Maxwell le permitieron aunar ambos en una única teoría denominada electromagnetismo en la que se deducía de manera natural la existencia de ondas electromagnéticas desplazándose a la velocidad de la luz, de donde se deducía que la naturaleza de esta debía ser electromagnética. La teoría se demostró cierta en los experimentos realizados por Hertz en 1888 y, hacia finales del siglo XIX, se creía que el conocimiento acerca de la naturaleza de la luz era completo.

Naturaleza cuántica de la luz Editar

La teoría electromagnética clásica no podía explicar la emisión de electrones por un conductor cuando incide luz sobre su superficie, fenómeno conocido como efecto fotoeléctrico. Este efecto consiste en la emisión espontánea de electrones (o la generación de una diferencia de potencial eléctrico) en algunos sólidos (metálicos o semiconductores) irradiados por luz.


En 1905, el joven físico Albert Einstein presentó una explicación del efecto fotoeléctrico basándose en una idea propuesta anteriormente por Planck. El mecanismo del efecto fotoeléctrico consistiría en la transferencia de energía de un fotón a un electrón. Cada fotón tiene una energía proporcional a la frecuencia de vibración del campo electromagnético que lo conforma.


Posteriormente, los experimentos de Millikan demostraron que la energía cinética de los fotoelectrones coincidía exactamente con la dada por la fórmula de Einstein.


El punto de vista actual es aceptar el hecho de que la luz posee una doble naturaleza que explica de forma diferente los fenómenos de la propagación de la luz (naturaleza ondulatoria) y de la interacción de la luz y la materia (naturaleza corpuscular). Esta dualidad onda/partícula, postulada inicialmente únicamente para la luz, se aplica en la actualidad de manera generalizada para todas las partículas materiales y constituye uno de los principios básicos de la mecánica cuántica.


VELOCIDAD DE LA LUZ


La velocidad de la luz en el vacío, según la Teoría de la Relatividad de Einstein, es una constante para todos los observadores y se representa mediante la letra c (del latín celeritas). En el Sistema Internacional de Unidades se toma el valor:

c = 299.792.458 m/s

Medición de la velocidad de la luz

Galileo Galilei (1564–1642), físico y astrónomo italiano, fue el primero en intentar medir la velocidad de la luz, pero fue el astrónomo danés Roemer (1644–1710) quien calculó en 1676, a partir de los eclipses de las lunas de Júpiter, que era aproximadamente 225.302 km/s. Todo esto debido a la estructura de su vida.